Productos Ibéricos

El cerdo ibérico es otro habitante fundamental de la dehesa, siendo partícipe de forma decisiva para la conservación de este ecosistema.


Como porcino derivado del "tronco ibérico" tiene gran rusticidad, capacidad de adaptación al medio natural y los grandes espacios. Con instinto maternal muy desarrollado, saca adelante su productiva camada sin problemas.


Debido a una gran precocidad de acumulación de depósitos grasos en sus canales, su sistema de alimentación natural produce una alta calidad en éstas. En la explotación se trabaja con un manejo tradicional, cubrición o monta (natural) alrededor de los 10 meses. Alimentación mediante pastoreo complementado con pienso de apoyo.


Estos animales aprovechan a campo abierto la época de mayor producción de bellotas en la llamada "montanera". Dotando así de un excelente sabor a sus jamones y otros productos ibéricos.


Vea en la galería de campo la calidad de nuestros ejemplares.